Saltar al contenido

¿Invertir en oro es rentable en 2019? (sí, pero SÓLO así)

invertir en oro es rentable
ahorrador ninja Soy el Ahorrador Ninja. Tengo 38 años. Vivo en una casita cerca de los Pirineos y planeo retirarme en 7 años gracias a los fondos indexados. Gasto menos de 18.000 euros al año y escribo en este blog para matar el mono de tocar mis inversiones a largo plazo.
Actualizado en agosto, 2019

La famosa cartera permanente de Harry Browne, es una de las más populares para los que nos gusta que las cosas tenga cara y ojos para estar protegidos en cualquier periodo.

Según el autor y su libro (que yo considero de calidad), una buena asignación de activos en una cartera consiste en tener:

  • 25% de acciones
  • 25% de bonos
  • 25% de oro
  • 25% de efectivo

En este artículo vamos a hablar sobre cómo aprovechar el oro para sacar provecho de los ciclos económicos de  prosperidad, inflación, recesión y deflación .

Veremos cómo usar el 25% correspondiente al oro para protegerte de la inflación y otros problemas monetarios, y explicaremos por qué invertir en oro es rentable.

Navega con este índice

A modo de resumen

  1. Una buena cartera de inversión incluye oro como protección contra las amenazas de la inflación elevada y otros eventos adversos.
  2. El oro es un activo muy valioso que reacciona con fuerza frente a la inflación elevada y permite compensar las pérdidas en otros activos de la cartera para así proporcionar rentabilidad real.
  3. Con el oro no se puede vivir de dividendos ni intereses como las acciones y los bonos. Sin embargo, invertir en oro es rentable porque puede tener una revalorización en determinados mercados, lo que proporciona una oportunidad para tener beneficios.
  4. Idealmente, el oro debería tenerse de manera que haya la menor cantidad posible de papeles entre tú y el activo.
  5. Lo ideal es que dispongas de un banco fuera del país en el que residas para almacenar el oro. Sin embargo, esto puede ser difícil dependiendo de cuál sea el país en concreto.
  6. Al igual que tengo yo en mi cartera de inversión, los ETFs de oro pueden ser una manera práctica de tener oro en una cartera, pero introducen nuevos riesgos de los que deberías ser consciente antes de realizar una compra.
  7. Compra monedas bullion (lingotes amonedados) de oro como las American Eagle, las Mapple Leaf canadienses y las Krugerrand sudafricanas como parte del oro de tu cartera.
  8. No compres monedas de oro de colección ni antiguas como parte de tu cartera.
  9. Si vas a comprar oro a un vendedor, no pagues una comisión demasiado alta y asegúrate siempre de recibir el metal.
  10. Hay otros servicios que te comprarán y venderán oro, pero deberías investigar antes para asegurarte de que son seguros.
  11. Es mucho mejor que tengas oro de algún tipo, incluso si no es de forma “ideal”, que no tener nada. No te quedes sin actuar por culpa de la parálisis del análisis.

¿Por qué tener oro como parte de la cartera?

  • Protege contra la inflación o la amenaza de inflación.
  • También protege contra los problemas que pueden amenazar a una divisa o al sistema bancario
  • El oro es un activo que no es una promesa de un tercero hacia ti, y que se puede controlar físicamente. En este sentido, es lo que llamarías un “activo de último recurso”

Oro e inflación

Vamos a entender porque está tan ligado el uno con el otro.

¿Qué es la inflación?

La inflación es la caída del valor de tu divisa local.

Aunque normalmente la prensa la representa como que “los precios suben”, la realidad es que la inflación supone que “el valor de la moneda baja”.
  • Los precios pueden subir por diferentes motivos, pero la caída en el valor de la divisa es uno de los factores que más contribuye
  • Una divisa que cae hace que a las empresas les sea más caro adquirir materias primas, pagar a sus empleados y fabricar sus productos. Estos costes se pasan al consumidor en forma de un aumento de precios.

¿Por qué es peligrosa la inflación?

La inflación destruye el poder adquisitivo del dinero que posees.

Si la inflación es de un 5% anual, eso quiere decir que tu dinero valdrá un 5% menos cada año, hagas lo que hagas.

Si la rentabilidad de tu cartera de inversiones no supera a la inflación, entonces estarás perdiendo en términos reales.

En otras palabras, si tu cartera sube un 3% al año pero la inflación es del 5%, estarás perdiendo alrededor de un 2% de poder adquisitivo (3% de beneficio – 5% de pérdidas por inflación = -2% de beneficio real). Cada euro que tienes puede comprar menos cada año.

Piensa en la inflación como un agujero en tu barco. Si no achicas el agua con bastante rapidez, no tardarás mucho en hundirte. ¿Y de quien es la culpa? Básicamente de los políticos y del banco central.

¿Qué provoca la inflación?

La inflación la provoca el gobierno al imprimir demasiado dinero. Cada nuevo euro que se imprime por encima de lo que necesita la economía implica que cada euro en circulación valdrá menos.

Es la ley de la oferta y la demanda. Si tienes demasiada oferta, el valor disminuye.

¿Cómo me protege el oro de la inflación?

El precio del oro reacciona con fuerza ante la inflación.

Esto se debe a que el oro está considerado como una forma de dinero (de hecho, es la forma más antigua de dinero en uso constante).

Si el mercado considera que se están imprimiendo demasiados euros, entonces el valor del oro subirá drásticamente porque la gente querrá cambiar sus euros por oro para proteger su poder adquisitivo.

Como en el mundo hay una cantidad de oro mucho menor en comparación con el número de euros en circulación, la gente que quiera vender sus divisas para comprar oro estará haciendo una oferta al mismo tiempo que otros hacen lo mismo.

Esta acción puede hacer que los precios del oro suban rápidamente si demasiada gente quiere comprarlo a la vez (como ocurre cuando hay una inflación elevada).

En efecto, el oro actúa como una inversión “apalancada” debido a su relativa escasez, incluso aunque no se esté usando apalancamiento.

Los precios del oro pueden subir rápidamente en entornos inflacionistas. Por lo tanto, invertir en oro es rentable a la larga.

¿Cómo protege el oro el poder adquisitivo?

En pocas palabras: el oro es una forma compacta de riqueza.

  • No cambia con el tiempo, ni un gobierno lo puede imprimir en exceso
  • Es inmune a la devaluación que plaga todas las divisas de papel
  • El oro no acumula deudas masivas ni obligaciones gubernamentales carentes de fondos
  • Al oro no le importan los discursos ni las promesas de los políticos sobre la “fortaleza de la moneda”
  • El oro es a un político lo que un crucifijo a un vampiro
  • El oro tiene valor por sí mismo.

En cuanto a la protección del poder adquisitivo, el oro tiene un largo e inigualado historial a la hora de preservar la riqueza.

¿De qué otra forma ayuda el oro a una cartera?

Los problemas graves del sistema bancario o de la moneda que afectan a los mercados pueden hacer que el oro suba de precio y que compense otras pérdidas de la cartera.

¿El oro no lo acaparan quienes piensan que se va a acabar el mundo?

Por desgracia, se ha ganado esta reputación. Todo se puede llevar a los extremos.

Las personas que defienden tener un 100% de oro asumen unos riesgos enormes, igual que las personas que defienden tener un 100% de acciones.

El oro tiene riesgos igual que cualquier activo, y debes ser consciente de estos riesgos y gestionarlos de forma inteligente. Pero como hemos explicado, invertir en oro es rentable.

últimos 21 años del oro
En los últimos 21 años, el oro y el mercado de Estados Unidos han dado el mismo retorno.

El oro ha tenido un buen rendimiento en el pasado en una cartera diversificada, y eso que el mundo no se ha acabado, las divisas mundiales no han sufrido una hiperinflación y los zombies no pululan por las calles.

Sabias que...
  • En la década de los 70, el oro fue capaz de proporcionar una rentabilidad real a una cartera centrada en acciones y bonos que tuviera un mal rendimiento debido a la inflación
  • En la década de los 2000, el oro fue nuevamente la única inversión que proporcionó ganancias decentes en una cartera diversificada con acciones y bonos

La lección principal es la siguiente: una cartera de inversión segura está diversificada con muchos activos porque el futuro no es predecible.

Invertir el 100% en cualquier activo es un ejercicio muy peligroso, y eso incluye el oro, las acciones, los bonos, las propiedades inmobiliarias, etc.

Así que invertir en oro es rentable, pero la diversificación lo es aún más.

“La diversificación consiste en aceptar lo suficientemente bueno mientras te pierdes lo extraordinario para que puedas evitar lo terrible». -Ben Carlson-

¿Debería tener oro en mi cartera?

Todas las carteras deberían incluir algún tipo de activo físico.

En mi opinión, el mejor es el oro. Si no estás cómodo teniendo un 25% de tu cartera en oro, entonces elige una cifra menor que vaya bien con tu estrategia de asignación. Pero en cualquier caso, deberías tener un poco como parte de tu cartera en todo momento.

Se trata de una poderosa arma en la batalla contra la inflación elevada o repentina. No tener oro te deja expuesto a problemas que podrían tener consecuencias graves.

¿Qué tipo de oro debería tener como parte de mi cartera?

  • Lo ideal es tener lingotes físicos de oro almacenados en algún lugar seguro, como una caja de seguridad de un banco que esté protegida contra el robo y asegurada
  • La otra alternativa ideal es tenerlo en un almacenamiento segregado en un banco en el extranjero para conseguir cierta diversificación geográfica (Suiza, puestos a pedir)
El oro es un elemento especial de tu cartera, y debe haber la menor cantidad posible de papeles y personas entre ti y el activo.

Esto te protegería de:

  1. posibles acciones por parte del gobierno que podrían incautar la riqueza de los ciudadanos
  2. desastres naturales o generados por los seres humanos que afectarían al sistema financiero de la región en la que vivas

Pero es cada vez es más difícil. Y precisamente esta dificultad puede que sea una señal de alarma.

La realidad es que es probable que la mayoría de la gente acabe siguiendo un enfoque mixto. Esto significa que guardarán algo de oro físico y lo combinarán con los nuevos ETFs de oro, con servicios de almacenamiento de oro o puede que con oro guardado en un banco.

¿Qué condiciones económicas perjudican al oro?

Tanto la prosperidad como la deflación pueden perjudicar al oro.

¿Cómo perjudica la prosperidad al oro?

Cuando los mercados van bien y la inflación es baja y estable, el oro no es visto como una forma necesaria de riqueza y su precio caerá a medida que deje de ser popular entre los inversores.

Como el oro no produce intereses ni dividendos, es posible que muchos inversores lo eviten buscando mayores rentabilidades en la bolsa.

Como en condiciones de prosperidad la inflación es baja (un 5% al año o menos) y las acciones suben rápidamente, cabe la posibilidad de que los inversores no se sientan tan amenazados sobre que sus euros pierdan valor con tanta rapidez, por lo que querrán tener euros en vez de oro.

¿Cómo perjudica la deflación al oro?

La deflación es una contracción de la oferta de dinero. Es lo contrario a la inflación.

Mientras que en la inflación hay demasiado dinero en circulación y baja su valor, en deflación hay muy poco dinero en circulación y los euros existentes valen más.

Como un euro cuyo valor suba puede comprar más, el precio del oro puede caer en respuesta, ya que comprar la misma cantidad de oro que antes puede requerir menos euros.

¿Qué activos me protegen de las pérdidas del oro?

En condiciones de prosperidad que perjudiquen al oro, tus acciones y bonos a largo plazo rendirán bien.

En este caso recomendaría tener una buena cartera de fondos indexados (al menos de un 75% total de tu patrimonio).
  • Las acciones podrán subir de forma rápida y los bonos a largo plazo también subirán de valor, ya que la inflación será baja y los tipos de interés bajarán. Por lo tanto, los precios de los bonos subirán, algo a lo que hay que sumar sus pagos de intereses.
  • Por otro lado, en condiciones de deflación tus bonos a largo plazo subirán rápidamente de valor, ya que los tipos de interés se hundirán y el euro ganará poder adquisitivo.
  • El dinero en efectivo también rendirá bien en condiciones de deflación, ya que podrá comprar más bienes y servicios.
Hay quienes dicen que el oro podría mantenerse bien en un escenario de deflación, ya que cualquier forma de riqueza ganará valor, pero no estoy muy convencido de que esto ocurra. En cualquier caso, como hemos visto, invertir en oro es rentable siempre que forme parte de una cartera diversificada.

¿Cuánto ha subido el oro en el pasado?

En épocas de muy mala inflación, el oro ha experimentado incrementos de precio de más de un 130% en un único año (1979).

Luego, ha encadenado años con ganancias de dos dígitos (principios y finales de los 2000), subiendo cientos de puntos porcentuales a lo largo de pocos años.

¿Cuánto ha bajado el ojo en el pasado?

  1. El precio del oro ha caído alrededor de un -33% en un único año (1981).
  2. También ha tenido otros años de pérdidas en los que ha bajado un -20% o más.
  3. Ha encadenado años en los que ha perdido cifras únicas durante cierto tiempo (mediados y finales de los 90).
  4. Ha habido un periodo de 20 años (entre 1981 y 2001) en el que estuvo básicamente plano o bajando ligeramente de valor durante todo el tiempo. Esto sería un problema sólo si tuviste la suficiente mala suerte como para comprar en el pico máximo de 1981 y nunca hiciste ningún tipo de rebalanceo.

Si el oro es tan volátil, ¿por qué debo tenerlo como parte de mi cartera?

Es importante no mirar un activo de forma aislada. La cartera que estamos describiendo tiene un 25% de oro.

Durante los años de auge bajo condiciones de inflación perjudicial o de amenaza de inflación, el oro puede subir drásticamente de precio y compensar las pérdidas de tus acciones y tus bonos.

Por contra, durante los años malos para el oro, las acciones y los bonos pueden compensar las pérdidas. Por lo tanto, siguiendo una estrategia de inversión diversificada, invertir en oro es rentable.

La clave consiste en rebalancear la cartera.
  1. Cuando el oro suba, acabarás vendiendo una parte cuando llegue a tu umbral de rebalanceo. De esta forma, usarás ese dinero adicional para comprar activos que estén bajando (acciones, bonos y efectivo).
  2. Por contra, cuando el oro no rinda bien, usarás tus beneficios procedentes de las acciones, bonos y efectivo para comprarlo cuando esté barato.

Lo mencionado es algo muy importante y que hay que entender bien.

La cartera que describimos te fuerza a “vender caro y comprar barato”, que es como podrás generar beneficios consistentes. La volatilidad del oro jugará a tu favor cuando la gente quiera tenerlo, y podrás comprarlo de rebajas cuando la gente considere que ya no lo necesita.

¿Puedes ponerme varios ejemplos de la utilidad de comprar y vender oro?

Cuando tendrías que haber vendido

En la década de los 70 y los 80, la inflación era mala. De hecho, el tipo de interés en Estados Unidos en 1981 fue del 21%.

El dólar estaba cayendo con rapidez, y había un pánico para comprar oro. De esta manera, pasó de menos de 100 dólares por onza a principios de la década de los 70 (después de terminar con el patrón oro) a más de 800 dólares por onza en 1981 (eso son más de 2000 dólares actuales).

Durante esta época de auge del oro, estarías vendiendo para rebalancear tu cartera hasta el 25%, y comprando acciones y bonos que nadie querría tener.

Sin embargo, en 1982 el precio del oro cayó en picado, y los siguientes 17 años supusieron el mayor mercado alcista de la historia (¡algo terrible para el oro!).

Al vender tu oro cuando todo el mundo lo quería, y comprar acciones y bonos cuando nadie las quería, usarías tu dinero de forma inteligente y obtendrías beneficios.

Cuando tendrías que haber comprado

A mediados y finales de los 90, las acciones estaban en auge. Cada poco tiempo había noticias sobre una nueva salida a bolsa de una puntocom.

La bolsa alcanzó máximos históricos. Corría el año 1999, y en la “Nueva Economía”, los beneficios no importaban tanto como cuánta gente había visto tu anuncio en el Barça-Madrid.

Pues bien, en esta época, habrías vendido tus acciones hasta llegar al 25%, y habrías usado ese dinero para comprar oro (y algunos bonos y efectivo).

El oro era un activo que nadie en su sano juicio quería en ese momento, y de hecho alcanzó un mínimo de precio de 20 años (alrededor de 250 dólares por onza).

Luego, en 2000-2002 tuvo lugar una crisis en los mercados y esos beneficios de las acciones se esfumaron.

El NASDAQ  cayó un 80% desde máximos, y el S&P  llegó a caer alrededor de un 40%.

  • NASDAQ: 100 empresas mayoritariamente tecnológicas de EEUU
  • S&P: las 500 empresas con más capitalización de Estados Unidos

Los siguientes 10 años vieron algún que otro atisbo de rendimiento, y luego la crisis financiera de 2008 barrió con todas las ganancias de la década anterior.

El oro pasó de 250 dólares por onza a más de 1000.

Así que, de nuevo, con la cartera que describimos habrías realizado el movimiento inteligente de vender tus acciones y comprar oro. Esta estrategia supondría que habrías evitado todas esas horribles pérdidas de las bolsas y, a cambio, habrías logrado un buen beneficio a lo largo de la siguiente década, cuando las acciones languidecían.

Todo esto no es ninguna predicción sobre el oro y las bolsas. Sólo es un reconocimiento de que un rebalanceo sencillo puede contribuir a controlar los riesgos de una cartera y forzarte a tomar decisiones rentables (incluso en momentos en los que no parece una buena idea).

Por lo tanto, invertir en oro es rentable en el largo plazo.

Algunos dicen que el oro es inútil porque no genera intereses ni dividendos

El oro se mueve en el mercado de manera muy distinta a las acciones y los bonos, los cuales generan intereses o dividendos.

Pese a ello, la historia ha demostrado una y otra vez que cuando hay problemas con las divisas, el oro puede subir rápidamente de precio y a veces es el único activo que tiene ganancias.

Aunque no tiene las mismas características de intereses y dividendos que poseen las acciones y los bonos, el oro tampoco tiene los mismos riesgos que pueden perjudicar al rendimiento que estos dos últimos activos.

También es cierto que, a veces, las inversiones que pagan intereses y dividendos en realidad pierden con respecto a la inflación.

Por ejemplo, durante los 70 la inflación llegó a ser bastante mala.

De hecho, desde finales de los 60 hasta principios de los 80, una cartera de acciones diversificada habría tenido una rentabilidad nula descontando la inflación.

Eso supone más de una década de crecimiento cero en acciones que producen dividendos.

Por contra, los bonos tuvieron un rendimiento incluso peor.

Aunque en los 70 los bonos pagaban intereses, el dinero con el que se pagaban cada vez podía comprar menos y menos.

Por lo tanto, si compraste un bono en 1970 esperando vivir de los intereses hasta su vencimiento en 1980, te habrías encontrado con que podrías comprar mucho menos con los pagos de intereses.

No sólo eso, sino que con el pago final del valor del bono, podías adquirir mucho menos en 1980 que en 1970, cuando lo compraste.

Además, la historia también se repite. A finales de 2008, las acciones habían logrado una Tasa de Crecimiento Anual Compuesto (o TCAC) del -1,3% descontando la inflación (desde 1998 hasta 2008). En el mismo periodo, el mercado de bonos había logrado un TCAC del 2,87% después de la inflación. Sin embargo, el oro logró un TCAC del 6,95% después de la inflación en este mismo periodo de tiempo. De hecho, entre 1998 y 2008, el valor del dólar había caído más de un 30% debido a la inflación.

Así que aunque el oro no genera intereses o dividendos, invertir en oro es rentable y puede producir una apreciación del capital (es decir, que el precio sube), y esos beneficios se pueden cosechar y usar en una cartera balanceada y diversificada para producir beneficios reales.

¿Y qué hay de tener bonos ligados a la inflación en vez de oro como parte de la cartera?

No lo hagas.

Los bonos ligados a la inflación (BLI) tienen demasiados problemas como para listarlos en este artículo. Los principales son los siguientes:

  1. Hay un conflicto de intereses, porque la entidad que provoca la inflación (el gobierno), es la misma que calcula el ajuste por inflación. Los burócratas tienen una presión tremenda para que sus jefes no tengan una mala imagen de cara a la reelección. Al oro no le importan las elecciones ni los partidos políticos, y no le debe ningún favor a nadie. El oro no hará que la inflación parezca más baja para mantener su cómodo puesto de funcionario.
  2. Los BLI nunca subirán de valor lo suficiente como para compensar las elevadas pérdidas causadas por la inflación en el resto de tu cartera. Asumamos que los BLI pueden igualar la inflación más unos pocos puntos porcentuales. Supongamos también que viene un periodo de inflación elevada, y que tus acciones y bonos tienen un rendimiento muy malo y están perdiendo poder adquisitivo. Es posible que tus BLI igualen a la inflación, pero a menos que tu cartera esté compuesta al 100% por BLI, entonces las otras partes de tu cartera seguirán perdiendo en términos reales. Los BLI no podrán compensar esas pérdidas. Sin embargo, el oro tiene un registro histórico de rendimiento capaz de compensar el resto de las pérdidas de la cartera perjudicadas por la inflación, lo que demuestra que invertir en oro es rentable.
  3. Los BLI te pagan en euros. En un escenario de inflación elevada, el euro perderá valor con rapidez. ¿Por qué querrías que el bono te pagase en la misma divisa cuyo precio está cayendo? ¿No querrías menos de esa moneda? El oro es neutral en cuanto a divisas, y su precio no bajará debido a la inflación. Por contra, cada vez valdrá más.
  4. Los BLI son terribles para inversores sujetos a impuestos. No es sólo que los ajustes de los BLI estén gravados, sino que bajo una inflación elevada dichos ajustes se gravan todavía más, ya que serán más grandes. Por lo tanto, acabarás perdiendo dinero si los mantienes mediante cualquier cosa que no sea una cuenta que permita diferir el pago de impuestos. El oro no produce ninguna ganancia hasta que estés listo para vender, por lo que sólo pagarás impuestos cuando quieras obtener esos beneficios. Así que invertir en oro es rentable desde el punto de vista fiscal.
  5. Los BLI son un producto relativamente nuevo, y hasta el momento no se han enfrentado a un periodo de inflación elevada. Por lo tanto, cualquier persona que afirme cómo se comportarían durante un periodo de inflación elevada, estará especulando. ¿Quieres ser el conejillo de indias cuando lleguen los malos tiempos? ¿O quieres usar algo que ha demostrado su eficacia de cara a proteger contra la inflación elevada (el oro)?

¿Qué tipo de monedas debería evitar?

Cualquier tipo de moneda rara, antigua, o de colección (numismática). Además, evita todas las monedas que no procedan de una fuente reconocida, como las monedas “conmemorativas” acuñadas de forma privada.

¿Por qué evitar monedas numismáticas?

Las monedas numismáticas basan buena parte de su valor no en su contenido de metal, sino en su valor como objetos de colección. Por lo tanto, no son un depósito de riqueza tan fiable, ya que tienen un valor enormemente subjetivo asignado por los coleccionistas.

¿Y qué hay de los lingotes de una onza?

Son menos reconocidos por la mayoría de la gente, y suelen venir en un envoltorio a prueba de falsificaciones que dificulta su comprobación.

Lo mejor es usar las monedas bullion (o lingotes amonedados) de una onza, ya que son fácilmente reconocibles y tienen una forma familiar.

¿Qué pasa con la plata?

La plata es más un metal industrial que un metal monetario. No es tan fiable como el oro para protegerte contra los problemas de las divisas.

Tener a mano algunas monedas de plata para emergencias no es una mala idea, pero no debería ser tu activo físico principal en la cartera por encima del oro.

¿No es mejor tener un índice de materias primas en vez de oro?

Las materias primas no están vinculadas de manera tan directa al euro y a las amenazas inflacionistas, y no reaccionarán como el oro ante los mismos problemas.

Por ejemplo, en 2008 los fondos de materias primas perdieron más de un 50% de su valor en comparación con el 4-5% de ganancia del oro. Cuando el sistema financiero estaba pendiendo de un hilo, la gente quería oro y no carne de cerdo.

¿Puedo tener acciones de empresas mineras de oro y metales en vez de oro?

No, no puedes.

Tener acciones no es lo mismo que tener oro de verdad en lingotes. Las acciones de empresas mineras están sujetas a las mismas presiones del mercado que afectan a otras compañías.

La inflación elevada puede perjudicar a los precios de las acciones de empresas mineras igual que hace con otras partes de la economía.

Cuando los mercados van mal por culpa de un problema de inflación o una crisis financiera, te conviene tener activos físicos como el oro de forma directa. No puedes reemplazar las empresas mineras por lingotes de oro.

En 2008, cuando el sector bancario estaba al borde de la implosión y sufrimos una bajada récord de los mercados, el precio del oro tuvo una ligera ganancia del 4-5% a lo largo de ese año. Sin embargo, los índices de minería y metales preciosos tuvieron unas pérdidas devastadoras del -62%.

Teniendo en cuenta lo dicho, resulta evidente que las empresas mineras de oro y metales no proporcionan la misma diversificación contra pérdidas catastróficas que el oro en lingotes.

Invertir en oro es rentable si…

  1. al menos un 75% de tu cartera está en bonos y acciones, y a poder ser de forma pasiva invirtiendo en fondos indexados
  2. el resto, tenerlo dividido entre efectivo pero también oro. Considera dónde comprar oro en España y hacerlo bien
¿Invertir en oro es rentable en 2019? (sí, pero SÓLO así)
5 (100%) 6 votes

A día de hoy tengo un boletín conjunto con el Capitalista Ninja. Hablamos de finanzas, negocios y fiscalidad internacional.

Publicamos pocos artículos porque nos los curramos mucho.

¿Te avisamos si publicamos algo interesante?

* Usamos MailChimp como plataforma de mercadotecnia. Al pulsar el botón de suscripción aceptas que tus datos se transferirán a MailChimp para poderte enviar los boletines de acuerdo con su política de privacidad y términos (leer aquí).