Saltar al contenido

Vivir de dividendos: ¿es posible en 2019? (sí, haciéndolo ASÍ)

vivir de dividendos
ahorrador ninja Soy el Ahorrador Ninja. Tengo 38 años. Vivo en una casita cerca de los Pirineos y planeo retirarme en 7 años gracias a los fondos indexados. Gasto menos de 18.000 euros al año y escribo en este blog para matar el mono de tocar mis inversiones a largo plazo.
Actualizado en junio, 2019

¿Cómo sabes que estás teniendo suficientes ingresos como para estar seguro de que podrás jubilarte? Ni siquiera estoy hablando de retirarte antes de lo normal. ¿Cómo sabes que tienes suficientes ingresos como para jubilarte, sin más?

Para tratar de responder a esa pregunta, en este artículo destacaré una manera de cumplir tus objetivos de ingresos y de jubilación. Vivir de dividendos es más realista de lo que piensas.

Distribución de la cartera de dividendos

Para asegurarte de tener una cartera que te permita vivir de dividendos y que crezca de forma exitosa, te sugiero la siguiente distribución de exposición a los distintos tipos de acciones que pagan dividendos:

  • El 35% de tu cartera de dividendos debería estar reservada para los Aristócratas del Dividendo.
  • El 20% de tu cartera de dividendos debería estar asignada a los Reyes del Dividendo.
  • El 30% de tu cartera de dividendos debería estar asignada a acciones prometedoras en cuanto al pago de dividendos. En concreto, es deseable que se trate de empresas que tengan un historial en cuanto a aumentar sus dividendos y recompensar a sus accionistas. Estas acciones no están consideradas como parte de las clásicas acciones de dividendo creciente, como en el caso de los Reyes o los Aristócratas del Dividendo.
  • El 15% restante de la asignación de activos de la cartera debería centrarse en acciones internacionales de dividendo creciente. Es posible hacerte con una cesta de acciones internacionales de dividendo creciente invirtiendo en un fondo global centrado en estos activos. Como alternativa, también puedes elegir acciones internacionales de empresas importantes que paguen un dividendo creciente.

Ten en cuenta que los Aristócratas del Dividendo tienen un sólido historial de éxito.

Hice un artículo completo sobre los Aristócratas del Dividendo.

De hecho, verás que uno de mis planes con mi cartera de inversión es ir pasando poco a poco hacia esto.

Por otro lado, es probable que los Reyes del Dividendo crezcan menos, pero tienen un historial de éxito todavía mejor. En última instancia, deberías tener una lista sólida de 20-30 acciones que paguen dividendos para invertir en el largo plazo.

En cuanto tengas tu cartera de dividendos, tendrás que utilizar cualquier ingreso recibido del pago de dividendos para reinvertirlo en la cartera. Si quieres vivir de dividendos en el futuro, debes invertir lo máximo que puedas hoy.

Esto es algo equivalente al efecto bola de nieve con los ahorros, pero usando dividendos. La inversión en dividendos crecientes es una forma fantástica de sacarle partido al poder del interés compuesto debido al potencial de ingresos y a la facilidad de reinvertir en tu cartera.

huevos de oro
Todo en un sitio, y vigila bien los huevos de oro.

En mi caso, mantengo un registro de mis ingresos por dividendos y del precio de las acciones usando una aplicación de gestión que compruebo a diario.

Es realmente satisfactorio despertarte después de un fin de semana relajante y ver más de 30 euros de ingresos procedentes de los dividendos en la cuenta con la que gestiono la cartera. Me encantan los dividendos. Así que es el momento de comprar más acciones para poder llegar a vivir de dividendos.

Cálculos importantes a considerar para invertir en dividendos

En general, la inversión por dividendos no es muy compleja. De hecho, cuanto más sencilla la hagas, mejor te irá. Las buenas inversiones son aburridas. Sin embargo, hay varios cálculos relacionados con la inversión por dividendos que deberías tener en cuenta al crear y monitorizar tu cartera.

Aquí tienes tres cálculos fundamentales de la inversión por dividendos que debes conocer:

  1. Rentabilidad o rendimiento por dividendo anual: es el cálculo del porcentaje de dividendo por acción recibido en relación al precio de la acción. Se trata de un fantástico barómetro de los ingresos anuales que recibes gracias a la inversión en una acción. Por ejemplo, pongamos que inviertes 50€ en una acción que paga 2€ en dividendos. Esto es equivalente a una rentabilidad por dividendo anual del 4%. Si tienes pensado vivir de dividendos, la rentabilidad por dividendo anual basada en el coste de las acciones debe ser lo más alta posible.
  2. Tasa de crecimiento del dividendo: este parámetro es de gran importancia. Personalmente, me encanta invertir en acciones que aumentan continuamente su dividendo, ya que básicamente recibo una “subida de sueldo” cada año por no hacer nada. Es posible calcular la tasa de crecimiento del dividendo para cualquier periodo de tiempo anual. Para ello, coge el dividendo por acción del año actual, divídelo entre el dividendo del último año y réstale 1. Esto te permitirá calcular la tasa de crecimiento del dividendo en comparación con el año anterior.
  3. Ratio de pago de dividendos (pay-out ratio): se trata de una medida de cuánto dividendo paga una acción en relación a sus ganancias. Debes tener en cuenta la ratio de pago de dividendos de una acción porque, si es elevada, significa que la empresa se está quedando con poco dinero para reinvertir en el negocio. A veces esto puede ser una señal de alarma. Si las ganancias disminuyen, la acción tendrá que reducir su dividendo. Y eso va completamente contra nuestras normas. Sólo queremos acciones sobre las que estemos seguros de que, pase lo que pase, mantendrán (como mínimo) su dividendo o lo aumentarán con el tiempo.

Si quieres vivir de dividendos, lo primero que debes hacer es centrarte en los ingresos. Asegúrate de que el dividendo nunca disminuirá de valor.

Necesitas estabilidad en los ingresos y en la valorización de la acción. Las buenas acciones aumentan su dividendo con el tiempo, y el valor de la propia acción también se incrementa. Esto se debe a que es probable que las ganancias también estén aumentando.

Hay multitud de páginas web en las que puedes hacer un seguimiento de estas estadísticas. Entre otras cosas, esto te proporcionará nuevas ideas de inversión.

Así que usa los tres parámetros explicados para empezar a crear tu cartera de dividendos eligiendo las acciones adecuadas para ti. Dicho lo dicho, ¿qué acciones deberías buscar para poder vivir de dividendos?

Identificando las mejores acciones para vivir de dividendos a largo plazo

He leído un montón de libros de inversión, incluyendo los escritos por Benjamin Graham, Warren Buffett, David Einhorn y otros inversores legendarios. Un aspecto común a todos ellos es la idea de que sólo deberías invertir en acciones que entiendas. En mi caso, prefiero invertir en empresas que entiendo y que tengan precios infravalorados.

Me encanta pasar las acciones que me planteo comprar por un análisis cualitativo que incluye una serie de preguntas de sí/no, entre las que están las siguientes:

  1. Afabilidad con los accionistas: ¿la empresa ha aumentado su dividendo en los últimos 3 años? (Sí o No)
  2. Salud financiera: ¿la empresa tiene una ratio de pago de dividendos modesta? (Sí o No)
  3. Equipo de gestión: ¿el director ejecutivo actual fue contratado de forma interna? (Sí o No)
  4. Excelencia en las operaciones: ¿tienen un historial de crecimiento de los beneficios y los ingresos? (Sí o No) ¿La empresa ha proporcionado un plan de crecimiento a largo plazo? (Sí o No)
  5. Modelo de negocio: ¿entiendes el modelo de negocio? (Sí o No) ¿La empresa tiene una ventaja importante frente a la competencia? (Sí o No)

Considera que cada respuesta afirmativa es un punto. Desde luego, no puedes responder a más de la mitad de las preguntas de forma negativa si una empresa va a ser una de las acciones de dividendo creciente para el largo plazo.

Vivir de dividendos significa que te estás posicionando de cara al futuro más exitoso posible. Eso quiere decir que debes invertir en las acciones que rindan mejor en el futuro.

Un escenario todavía mejor es aquél en el que eres un cliente habitual de la empresa. Warren Buffett ha sido inversor de Coca-Cola desde 1988/1989, la cual ha generado una rentabilidad de más de un 1.595,58% desde entonces. Warren también bebe por lo menos una Coca-Cola al día. Éste es un ejemplo fantástico de inversión en dividendos crecientes.

5 pasos para invertir de cara a tener ingresos pasivos con los que vivir de dividendos

Mientras que sólo algunos se preguntan si invertir en oro es rentable hoy en día, no hay tanto que cuestionen esto de los dividendos. Pero, ¿realmente es tan seguro?

Si sigues las reglas para elegir las mejores acciones con pago de dividendos, tu inversión por dividendos será pasiva. A medida que creas tu cartera con el paso del tiempo, hay una cantidad de trabajo limitada que debes hacer.

Todo lo que tienes que hacer es asegurarte de que tienes habilitadas las notificaciones en tiempo real para tu cartera de dividendos.

¿Puedes recibir ingresos pasivos mediante la inversión en acciones? Por supuesto. Todo lo que tienes que hacer es seguir estos cinco pasos para terminar consiguiendo el objetivo de vivir de dividendos.

  1. Contribuye con 200 euros al mes a tu cartera de dividendos durante el primer año

Configura una contribución automática de 200 euros mensuales para tu cartera de dividendos crecientes. Empezar con esta cantidad debería ser sencillo.

Ahora bien, si quieres contribuir más, ¡será todavía mejor! Haz que tus contribuciones sean tan automáticas como sea posible. De esta forma, podrás tener más tiempo para otras fuentes de ingresos pasivos, y podrás lograr antes tu objetivo de vivir de dividendos.

  1. Aumenta tus contribuciones mensuales en un 25% al año

Esto parece mucho, pero puede conseguirse siempre que vayas aumentando los ingresos que recibes de otras fuentes. Mientras seas un buen ahorrador, deberías poder conseguir este aumento durante los primeros 10 años.

Después de eso, los aumentos anuales se vuelven mucho más difíciles, pero no cabe duda de que se pueden conseguir. En mi caso, he estado ahorrando cada año al menos un 30% de mis ingresos después de impuestos.

  1. Cualquier ingreso por dividendos que recibas debería ser reinvertido en tu cartera de dividendos crecientes

En cuanto recibas ingresos por dividendos, úsalos para comprar más acciones en tu cartera. En vez de utilizar un plan de reinversión en dividendos, a mí me gusta invertir según considere en cada momento.

Un plan de reinversión de dividendos comprará automáticamente acciones de esa empresa específica. Sin dicho plan, puedo invertir en una empresa cuando disminuya su valor, o también puedo invertir en otras acciones de mi cartera que paguen dividendos.

  1. Invierte en acciones de calidad que te permitan lograr una tasa de crecimiento del 6% en el valor de tus acciones

Esto no debería ser difícil conseguir. Habrá algunas acciones con las que tendrás ganancias y otras que te generarán pérdidas. Sólo asegúrate de que tengas 6-8 acciones ganadoras por cada 10 acciones.

  1. Repite los pasos 1-4 a lo largo del tiempo

Sigue con tu plan y acabará funcionando. En mi caso, me gusta elegir las acciones una a una, en vez de invertir en un índice. Esto me permite centrarme en rendimientos específicos e invertir en empresas con valoraciones atractivas.

¿En qué momento llegas de verdad al punto de poder vivir de intereses?

Echemos un vistazo a algunos ejemplos que corroboran los cinco pasos que describí antes para llegar a vivir de dividendos para siempre.

Estos ejemplos están pensados para convencerte de que vivir de dividendos es una posibilidad realista. Si sigues los cinco pasos de inversión para tener ingresos pasivos, podrás ser testigo de los increíbles efectos de:

  1. El poder del interés compuesto
  2. La capacidad de conseguir dos objetivos en uno… El valor de tu cartera aumentará con el tiempo y tus ingresos se incrementarán de forma significativa
  3. Cuando llegues al año número 20, habrás conseguido unos ingresos anuales pasivos de unos 100.000 euros, y un valor agregado de la cartera de más de 3 millones de euros

Así que echemos un vistazo a los ejemplos para que veas lo que se necesita para vivir de dividendos.

Escenario 1: empieza contribuyendo con 200€ al mes a tu cartera de dividendos de renta pasiva

En este caso, contribuyes con 200€ al mes durante el primer año hasta lograr una contribución anual total de 2.400€. A partir de ahí, aumentas tus contribuciones anuales en un 25% al año. Tu cartera aumenta de valor a medida que las acciones suben de precio a un ritmo del 6% anual.

En este caso, los ingresos por dividendos que recibes son del 3% al año, lo que es bastante realista. Es una cantidad ligeramente por encima del rendimiento medio del S&P 500.

Escenario 2: empieza contribuyendo con 500€ al mes a tu cartera de dividendos de renta pasiva

Si contribuyes con 500€ al mes durante el primer año, habrás acumulado una contribución anual de 6.000€. A partir de año, aumentas tus contribuciones anuales en un 25% al año hasta un máximo de 69.849€ en el año 11, y luego mantienes esa contribución anual.

También se asume que tu cartera aumenta de valor a medida que las acciones aumentan de precio a un ritmo del 6% al año.

Los ingresos por dividendos son del 3% al año, lo que es muy realista. De nuevo, se trata de una cifra ligeramente por encima del rendimiento medio del S&P 500. El resultado es que consigues el mismo objetivo pero contribuyendo menos en términos totales, en concreto 953.889€ en 20 años.

¿Es posible vivir de dividendos?

Históricamente, la inversión por dividendos se ha considerado como una manera de invertir en bolsa por parte de inversores conservadores. Pues bien, no podría estar más en desacuerdo con esa mentalidad.

La inversión por dividendos es una de mis maneras favoritas (¡si no la que más!) de aumentar mis ingresos mediante una renta pasiva a la vez que logro mis objetivos de cara a la jubilación.

Vivir de dividendos es una maratón. No un sprint. Sin embargo, no te tomes esta maratón a la ligera. Deberías tener prisa por empezar cuanto antes a aumentar tus ingresos y a ahorrar para la jubilación. Esta prisa por invertir para poder vivir de dividendos me recuerda a uno de mis dichos favoritos:

“El mejor momento para plantar un árbol fue hace 20 años. El segundo mejor momento es ahora”

Planta las semillas de tus dividendos hoy invirtiendo en acciones con dividendo creciente. ¿Cuánto te costará? Bueno, pues con una rentabilidad por dividendo media de alrededor del 3% para tu cartera, necesitarás al menos una cartera de 3,33 millones de euros para ganar 100.000 euros al año en ingresos por dividendos.

¿Es factible vivir de dividendos ahora mismo? No. ¿Puedes conseguirlo con el tiempo? Por supuesto. Con una estrategia y un plan prudente, puedes conseguir el santo grial de las rentas pasivas: vivir de dividendos, y antes de lo que imaginas. Con los pasos descritos anteriormente, podrás invertir para lograr ese objetivo.

La clave para vivir de dividendos es centrarte en acciones de dividendo creciente. Estas acciones aumentan los dividendos que pagan cada año, lo que incrementa nuestros ingresos sin tener que hacer nada.

¿Recuerdas el dicho sobre plantar una semilla? Pues bien, se puede aplicar perfectamente al objetivo de vivir de dividendos. Si inviertes de la forma correcta, tu semilla crecerá hasta convertirse en un árbol gigante.

Vivir de dividendos: ¿es posible en 2019? (sí, haciéndolo ASÍ)
5 (100%) 4 vote[s]

A día de hoy tengo un boletín conjunto con el Capitalista Ninja. Hablamos de finanzas, negocios y fiscalidad internacional.

Publicamos pocos artículos porque nos los curramos mucho.

¿Te avisamos si publicamos algo interesante?

* Usamos MailChimp como plataforma de mercadotecnia. Al pulsar el botón de suscripción aceptas que tus datos se transferirán a MailChimp para poderte enviar los boletines de acuerdo con su política de privacidad y términos (leer aquí).