Saltar al contenido

Blog de inversión

Si ya eres capaz de ahorrar un poco cada mes y no quieres que tu dinero pierda valor (incluso lo aumente), estás en el sitio correcto.

Antes deja que te diga que esto:

  • NO es para especular, sino para invertir a medio-largo plazo
  • para los novatos y que se quieren despreocupar, siempre recomiendo empezar con los fondos indexados

Mejores artículos del blog de inversión

Y si te gusta el mundo de la inversión con inteligencia, entonces te interesarán estas publicaciones que me he trabajado mucho.

Algo que deberías saber

Con los años, me he enfrentado de forma habitual a los obstáculos psicológicos y emocionales que llevan a los inversores individuales a tener malos resultados.

Internet está plagado de artículos que promocionan ideas sobre estrategias de “inversión constante”, “comprar y mantener (buy and hold)” e “indexación pasiva” para ayudarte a conseguir tus sueños financieros.

Sin embargo, si estas soluciones son efectivas, ¿por qué la mayoría de la población es financieramente tan pobre?

poder adquisitivo
La mitad de la población entre 35 y 44 años tiene un patrimonio de pocas decenas de miles de euros, lo que incluye todo lo que poseen: desde sus casas hasta sus ahorros para la jubilación.

Esto es algo triste si consideramos que quienes tienen 35 años o más probablemente han estado trabajando durante al menos 10 años.

Y ni siquiera los que tienen más de 65 años están en una situación mucho mejor: la mediana del patrimonio de este sector de edad ronda los 150.000 euros, y eso seguramente con décadas de jubilación por delante.

Así que cabe preguntarse, ¿qué ha pasado?

  • ¿Por qué los planes de pensiones no rebosan riqueza?
  • ¿Por qué las cuentas de los brokers no están a reventar?
  • ¿Por qué no hay un yate en las entradas de todas las casas, ni un Ferrari en cada garaje?

Pues bien, en este blog de inversión analizaremos algunos de los motivos.

7 mitos que te cuentan y que evitan que seas un inversor de éxito

  1. No puedes predecir el comportamiento de los mercados

Para dejarlo claro, no me refiero a estar completamente dentro o fuera del mercado en un momento específico.

El problema de intentar batir al mercado es la consistencia.

A lo que me refiero es a la gestión del riesgo, que consiste en minimizar las pérdidas cuando las cosas salen mal.

Existen muchos métodos sofisticados para gestionar el riesgo de una cartera. Sin embargo, como veremos en este blog de inversión, incluso el uso de un método básico de análisis de precios, como un cruce de medias móviles, puede ser una herramienta valiosa de cara a mantener posiciones durante periodos largos de tiempo.

Las medias móviles que se usen en concreto no son lo más importante. Lo relevante es que está claro que una forma básica de análisis de movimiento de precios puede proporcionar una manera útil de identificar periodos en los que el riesgo de una cartera debería reducirse.

De nuevo, no estoy diciendo que este tipo de señales impliquen liquidar las posiciones por completo.

Lo que sugiero es que cuando se dan las señales de venta, es el momento de recurrir a alguna técnica básica de gestión del riesgo de la cartera.

periodos de inversión
De esta forma, los ajustes pequeños pueden tener un efecto significativo en el largo plazo.

Si utilizas alguna medida (cualquiera) de análisis técnico o fundamental para reducir el riesgo de tu cartera a medida que los precios/valoraciones aumentan, los resultados a largo plazo de evitar pérdidas de capital graves compensarán las oportunidades de ganancias perdidas a corto plazo.

  1. “Comprar y mantener” e “inversión constante”

Aunque estos dos mantras han sido el fundamento de la mercantilización y la masificación del negocio de la inversión, al convertir los beneficios volátiles de las comisiones en un flujo constante de ingresos, claramente no han sido de utilidad para los inversores a quienes les vendieron este “esquema”.

Dos de los principales motivos de las pérdidas han sido la destrucción del capital inversor y la psicología del inversor.

Como veremos en este blog de inversión, a pesar de la lógica detrás de comprar y mantener acciones a largo plazo, el mayor impedimento para tener éxito con el tiempo es la psicología.

El sesgo de comportamiento que lleva a malas decisiones de inversión es lo que más contribuye a tener un bajo rendimiento con el tiempo. En concreto, los dos principales sesgos de comportamiento irracionales en las inversiones son el efecto manada y la aversión a las pérdidas.

Estos dos comportamientos tienden a funcionar de manera conjunta, haciendo que los errores del inversor se acumulen con el tiempo.

A medida que los mercados suben, las personas tienden a creer que la tendencia actual de los precios continuará durante un periodo indefinido.

Cuanto más dure la tendencia alcista, más se arraiga esta creencia hasta que el último de los que se resisten acaba comprando, y los mercados financieros evolucionan hacia un estado de euforia.

Con el declive de los mercados, los inversores se dan cuenta poco a poco de que están ante algo más que una oportunidad de “comprar barato”.

inversores contra el mercado

A medida que las pérdidas se acumulan, la ansiedad empuja a los inversores a vender para intentar evitar más pérdidas.

Esta tendencia de comportamiento se opone de forma ilógica a la regla de inversión de “comprar barato, vender caro”, y lleva continuamente a unas rentabilidades malas a lo largo del tiempo.

  1. Más riesgo equivale a más rentabilidad

Si todo va bien, los inversores siempre se ven empujados a aumentar su exposición a las acciones para aumentar el potencial de conseguir mayores tasas de rentabilidad.

Pero lo que nunca se discute es lo que ocurre cuando todo va mal. Sin embargo, en este blog de inversión sí que hablaremos sobre ello.

Si buscas la definición de “arriesgar”, es “exponer algo de valor al peligro o la pérdida”.

Cuando uno evalúa el riesgo y la rentabilidad, la pregunta más importante que hay que plantear es: ¿mis expectativas de rentabilidad de esta inversión me compensan adecuadamente por el riesgo de pérdida?

Para muchos de los mejores inversores, la principal preocupación no es la rentabilidad potencial, sino la probabilidad y la cuantía de una pérdida.

Nadie tiene una bola de cristal con la que ver el futuro. Por lo tanto, las mejores herramientas que tenemos son las que permiten aplicar el sentido común y el rigor analítico a los datos históricos.

Debido a la amplia variedad de posibles resultados, es aconsejable estudiar distintos periodos históricos para poder apreciar mejor el espectro de riesgo al que puede exponerse un inversor.

Este enfoque no asume que el pasado se ajustará a un periodo específico, como el último mes, los últimos años o incluso las últimas décadas. Sin embargo, sí que revela patrones reiterados de riesgo y recompensa basados en valoraciones, condiciones económicas y dinámicas geopolíticas.

Armados con el conocimiento sobre cómo evoluciona el riesgo, los inversores podrán valorar de manera adecuada la probabilidad de una pérdida potencial.

En cualquier caso, dedicar tu horizonte temporal de inversión a compensar las pérdidas anteriores no es una estrategia óptima para acumular riqueza.

  1. El dinero a la espera de entrar empujará los precios hacia arriba

¿Cuántas veces hemos oído algo parecido a esto? Pues bien, no hay dinero a la espera de entrar a los mercados.

Quienes dicen esto parece que imaginan a un vendedor de acciones acumulando efectivo y esperando una oportunidad de volver a entrar.

Pero siempre ignoran que este vendedor le vendió a otra persona, quien presuntamente dedicó una cantidad igual de dinero a comprar esas acciones.

Todas las transacciones del mercado requieren tanto un comprador como un vendedor, siendo el único factor diferenciador el precio al que tiene lugar la transacción.

Dado que se tiene que dar esta condición para que haya un equilibrio en los mercados, no hay dinero a la espera de entrar en términos totales.

Por lo tanto, como defendemos en este blog de inversión, lo único relevante en última instancia es cómo funcionan realmente los mercados.

Además, a pesar de este notable argumento, no hay más que echar un vistazo a las ratios de acciones con respecto a efectivo para darse cuenta de que hoy en día los inversores tienen muy poco poder adquisitivo disponible.

acciones contra efectivo
Por lo tanto, no hay una gran suma de dinero a la espera de entrar en los mercados.
  1. Las rebajas fiscales harán que suban los mercados

Se nos dice de forma reiterada que las rebajas fiscales llevarán a una masiva aceleración del crecimiento económico y al auge de los beneficios. Sin embargo, en este blog de economía no lo tenemos tan claro.

Considerando el exceso actual de deuda pública y privada, es poco probable que las rebajas fiscales vayan a tener el mismo éxito que tuvieron en el pasado.

La deuda pública ronda el 100% del PIB, en comparación con los niveles mucho más bajos que había cuando se implementaron en su día las mencionadas rebajas.

Además, el efecto de las rebajas fiscales es lento, ya que sólo la mitad del impacto se pone de manifiesto durante el primer año y medio tras la promulgación de los cambios tributarios.

Por lo tanto, mientras la economía espera los mayores beneficios derivados de un crecimiento más rápido gracias a las rebajas fiscales, es probable que la deuda pública agregada siga creciendo, restringiendo aún más el crecimiento económico.

Sin embargo, si las rebajas fiscales a hogares y empresas, así como otros incentivos tributarios, no se financian mediante otros recortes presupuestarios, la historia sugiere que tendrán poco o ningún éxito. El ejemplo es Japón.

Para implementar rebajas fiscales y unos gastos masivos en infraestructuras, la deuda pública japonesa se disparó desde un 68,9% del PIB en 1997 hasta un 198% en el tercer cuatrimestre de 2016.

Para expandir más este concepto te interesará ver el análisis que hice sobre los fondos emergentes.

A lo largo de ese periodo, el PIB nominal de Japón ha permanecido más o menos constante.

Además, cuando Japón empezó con estos experimentos de deuda, la economía global era mucho más fuerte que en la actualidad, por lo que dicho país estaba apoyado por las condiciones externas en mucha mayor medida que los países desarrollados en la actualidad.

El resultado de las rebajas fiscales al final de una expansión económica puede que tenga unos efectos mucho más tenues de lo que el mercado ha descontado hasta ahora.

  1. El efectivo es para los perdedores

A los inversores se les suele decir que tener efectivo es ridículo. No es sólo que supuestamente te estés “perdiendo” el mercado alcista, sino que tu dinero se ve erosionado por la “inflación”.

Por esto, si estás familiarizado con el concepto de la cartera permanente, entenderás que saber dónde comprar oro en España, aunque sea una parte pequeña de tu portfolio será importante para protegerte contra la inflación.

El problema es el resultado de coger el dinero e invertirlo en uno de los mercados más sobrevalorados de la historia.

Si comparamos la rentabilidad ajustada por inflación de las bolsas con el valor del efectivo teniendo en cuenta dicha inflación, podemos ver cómo el dinero ha perdido bastante valor en las últimas décadas.

Sin embargo, aunque el valor del efectivo disminuye en poder adquisitivo en términos de compra de bienes y servicios en el futuro, el impacto de la inflación en dicho efectivo como activo con respecto a la reinversión puede ser distinto, ya que los precios de los activos se ven afectados negativamente por la subida de la inflación.

el valor real del dinero
En este caso, el efectivo gana paridad de poder adquisitivo en el futuro si los precios de los activos caen más de lo que sube la inflación.

Cuando el efectivo perdió poder adquisitivo relativo debido a la inflación, los beneficios de disponer de capital para invertir a valoraciones más bajas produjeron un rendimiento notablemente superior en comparación con esperar a la recuperación del capital de inversión anteriormente destruido.

Este también es el motivo por el que invertir en oro es rentable (aún), como desarrollo en ese artículo.

Al contrario que en este blog de inversión, la mayor parte de los medios generalistas estarán en desacuerdo con el concepto de mantener efectivo para optar a beneficios en el largo plazo, y defenderán que hay que mantener las inversiones tanto en tiempos buenos como malos.

El problema es que tu dinero está en riesgo y la mayoría de las personas carecen del tiempo necesario para beneficiarse de verdad de plazos medios de retorno de la inversión de entre 30 y 60 años.

  1. Si no estás dentro, te lo estás perdiendo

Los periodos de valoraciones de mercado excesivas siempre han estado seguidos de periodos de rentabilidades reducidas.

En otras palabras, resulta fundamental entender que el momento de la inversión afecta al resultado que acabarás teniendo, para lo cual te recomendamos que sigas este blog de inversión.

pico económicos
En cualquier caso, teniendo en cuenta los datos históricos, la rentabilidad para los inversores a lo largo de los próximos 20 años es probable que sea más bien baja que alta.

La verdad de este blog de inversión

Nadie debería recurrir a estos mitos para determinar su futuro financiero. De nuevo, si los mitos que hemos descrito en este blog de inversión no fueran mitos, ¿acaso no habría un montón de gente rica en posición de retirarse?

En última instancia, sólo hay tres cosas que importan a la hora de invertir a largo plazo: el precio que pagas, cuándo vendes y el riesgo que asumes.

Si metes la pata en cualquiera de estos tres aspectos, el resultado será muy inferior al que te prometen los gurús de la bolsa.

Así que sigue este blog de inversión para estar al tanto de los mejores consejos que te permitirán sacar la máxima rentabilidad a tu dinero.